La penetración vaginal sin preservativo, es una práctica de riesgo para el VIH y otras infecciones de transmisión sexual ( la vagina va a ser unas de las mucosas más vulnerables y por donde el VIH puede encontrar una vía de entrada en el organismo, junto con el pene y el ano) tanto para la persona penetrada como para la que penetra.

El riesgo es mayor para la persona penetrada ya que es la que expone la mucosa vaginal, altamente vulnerable.Durante el periodo de menstruación, el riesgo -debido a la presencia de sangre- es mayor para la persona que penetra ya que este es un fluido transmisor importante.

. Para las demás ITS (sífilis, gonorrea, clamidea…), cuya transmisión se produce por intercambio de fluidos o contacto piel piel, también sería más vulnerable la vagina, aunque no habría grandes diferencias, ya que son infecciones bastante más fáciles de transmitir. El riesgo se minimiza con la correcta utilización del preservativo desde el momento cero de la penetración. Si el condón está correctamente colocado, se utiliza desde el principio y se lubrica con un producto de base acuosa o de silicona, el riesgo de rotura es muy bajo (las roturas de condones se producen casi siempre por una incorrecta utilización).

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *